Estas aquí
Inicio > EDITORIAL > Reduccionismo, la limitación de aislar la violencia

Reduccionismo, la limitación de aislar la violencia

Y la seguimos matando. Desangrando gota por gota, persona a persona, lo que para algunos es una grieta y en realidad es una herida. Nuestra humanidad marginada en un rincón llora, y la solidaridad es lo más parecido a la igualdad, “que supimos conseguir”.

Pero claro, exacerbamos un apartado que nos evite mirar un problema mucho mayor. “Violencia es mentir” dice Solari en una de sus canciones, y entre tanto descuido, la violencia económica, institucional, social, o la propia desigualdad se presenta como una “cuestión cultural” y así, nos exime de todo cargo.

Una familia más marchará los viernes en una lucha contra el más vil enemigo, la impunidad. Ésta no tiembla a la hora de inventar culpables,  o resolver crímenes por decreto.

Ya gritamos “Ni una menos” y le sacamos la tarjeta roja al maltratador,; hasta nos sentamos a observar, y esquivamos la presión sobre ciertos sectores de la población, signo de una violencia institucional normalizada. La necesidad es dividirnos.

En nuestro sistema político se esconde una de sus prioridades. Ejecutivo, legislativo y judicial, disputados entre intereses particulares, que más tarde llamarán bloques.

En medio de esta fuerte disputa, …

la humanidad está en peligro de extinción

Deja un comentario

Top