Estas aquí
Inicio > DESTACADAS > Crecen los delitos graves contra la vida y la integridad sexual

Crecen los delitos graves contra la vida y la integridad sexual

Así lo admitieron los fiscales penales de Salta, en un pormenorizado informe puesto a consideración pública.

Para el Ministerio Público de la Provincia los delitos graves en todo el territorio crecen a ritmo vertiginoso, sobre todo aquellos vinculados con la vida y a la integridad sexual de las personas.

Para el Ministerio Público los delitos sexuales en 2017 crecieron en 300 denuncias más que las registradas en todo 2016.

En promedio, y sin contar los distritos Norte y Sur, se registró una denuncia más por día en todo el año con respecto a 2016. Con un crecimiento prácticamente de un 28%, la situación genera gran preocupación. “La situación es alarmante, puesto que antes el crecimiento sucedía en una determinada época del año, sin embargo, ahora la línea de crecimiento se sostiene casi todos los meses”, expresó el fiscal, Federico Obeid, a cargo de una Unidad Fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual 1.

Al igual que lo sucedido con los homicidios, que registraron un incremento inédito y alarmante, el 2017 también fue nefasto en materia de casos de abuso sexual, pues a lo largo del año se registraron 1.088 denuncias, mientras que en 2016 hubo 788. Las estadísticas corresponden solamente al Distrito Judicial Centro, compuesto por la capital y las localidades de General Gemes y las ubicadas en los valles de Lerma y Calchaquí, por lo que el número puede ser aún mayor con las denuncias registradas en los distritos Norte y Sur.

Para el distrito Centro, la Procuración creó en su momento la Unidad Fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual (UDIS). Actualmente existen tres de estas unidades, las cuales a lo largo del año 2017 recibieron la totalidad de denuncias señaladas. Cada denuncia ingresa al sistema y es direccionada a las unidades, sin que para ello se tenga en cuenta una base de jurisdicción territorial. En ese marco, la UDIS 1, en 2016 recibió 249 denuncias, mientras que en 2017 ese número creció a 361, o sea, 112 denuncias más.

En 2016, en tanto, las UDIS 2 y UDIS 3 recibieron 280 y 259 denuncias respectivamente, mientras que el año pasado ese número fue de 363 y 364, con un total de 83 y 105 denuncias más para cada una de las unidades. Lo más llamativo, en tanto, se puede apreciar en algunos meses, pues no solo se advierten crecimientos importantes, sino un fenómeno que generó gran preocupación entre los fiscales que investigan esta clase de delitos.

La comparación de cantidad de denuncias registradas en el mes de mayo de cada año, sin dudas, generó alarma, pues se advierte un crecimiento casi del doble de denuncias. En 2016, mayo sumó 55 casos, mientras que en 2017, ese número fue de 103, prácticamente un 49% de incremento.

Si bien en este mes se percibió el mayor crecimiento, el resto de los meses no fueron menos, ya que en todos se registraron incrementos. En enero de 2017, el aumento de denuncias, con respecto al mismo mes en 2016, fue de 24; en febrero fue de 26; en marzo llegó a 34; abril, 18; junio, 19; julio, 38; agosto, 20; septiembre, 39; octubre, 19; noviembre, 12 y diciembre, 3.

Casualmente el último mes del año se advierte un incremento muy bajo, mientras que en el resto de los meses el aumento de denuncias supera el número de 10 y por lo general se advierte crecimientos críticos que van de los 20 a 40 denuncias más de promedio.

Respecto a este crecimiento, el fiscal Obeid señaló que “es muy importante que las denuncias se radiquen, ya que el delito sexual debe ser perseguido penalmente hasta llegar a una condena, si es que las pruebas así lo ameritan”.

Con respecto a los números registrados y su incremento, Obeid indicó que “obviamente la situación es preocupante, ya que se trata de una problemática con un crecimiento exponencial muy alarmante, y seguramente exigirá mucho esfuerzo de las fiscalías para intervenir en el esclarecimiento de cada caso”.

“Para nosotros el trabajo es arduo y se lleva adelante minuciosamente, pues muchos casos son muy complejos y exigen mucha carga probatoria, como estudios psicológicos, el uso del circuito cerrado de TV, pericias de ADN y otras más que llevan su tiempo. No obstante, cada denuncia que ingresa es investigada”, explicó.

“Mientras que en otros años, se podía apreciar un fuerte incremento en determinados meses, como por ejemplo en la temporada de verano, hoy eso ya no sucede, pues vemos, de una manera que preocupa, que el crecimiento es casi a lo largo del año”, agregó.

“Estos datos merecen ser analizados y son un indicativo de la situación que sucede en nuestra ciudad”, concluyó.

 

Fuente: El Tribuno

 

Deja un comentario

Top